top of page

Ana Rita González: Nuevo miembro del Advisory Board Latam

“La salud digital es una oportunidad valiosísima, igual al agua potable”

Ana Rita González, experta en salud pública, explica cómo la tecnología puede llevar soluciones a donde los sistemas no llegan.



Cuando Ana Rita González tenía 15 años y su tía era directora de un hospital en Puerto Rico, decidió hacer parte de las jóvenes del voluntariado que ayudaban en ese centro asistencial y que se conocían como Candy Stripes porque su vestido era de rayas blancas y rojas. Solo le bastaron unos pocos días en ese trabajo de beneficencia para darse cuenta de que mientras un médico ayudaba a una persona a la vez, una decisión de la directora solucionaba problemas a muchos pacientes. “Le dije a mi tía: ¿Qué es eso que tú haces? y ella me dijo: “Salud pública”. Desde ahí supe que quería ayudar a muchos a la vez y la manera de lograrlo era la salud pública”.


De eso hace casi 50 años. Primero estudió educación y arte, luego hizo una maestría en salud pública y luego un doctorado en ciencia y cuenta que hoy es “la persona más guiada por la evidencia, pero busco que eso vaya acompañado de amor, dedicación y creatividad”. Ha trabajado con hospitales, con la Organización Mundial de la Salud y desde hace unos años fundó su propia compañía, Policy Wisdom, donde desarrolla políticas públicas para que comunidades en el mundo tengan equidad en el acceso a la salud. Según ella, esta es la herramienta más importante para que el acceso a la salud pública se dé de manera sostenible y amplia.


Ejemplo de ello es la ley de los 60 días de cáncer en Brasil y el proyecto en Colombia para que una vez diagnosticado el cáncer de mama, las mujeres tengan tratamiento rápido. “Esas soluciones de reducción de tiempo en el sistema tienen verdadero impacto”, agrega. Pero igual de efectivas son otras como capacitar los grupos de pacientes para que puedan abogar por el derecho a tener su tratamiento. “Hemos trabajado en 50 temas de salud pública diferentes y algunos van más allá de una enfermedad. Lo más grande fue lograr que una vacuna estuviera en 100 calendarios de inmunización al primer año de lanzada”. Asegura que este no es mérito de ella pues desde su compañía solo ayudó a definir estrategias, a reconocer lo que se debía hacer y a proveer la estructura y el método para lograrlo.


Esa experiencia será crucial para los objetivos del Movimiento Salud 2030. Como miembro del Advisory Board Latam piensa que los sistemas de salud en Latinoamérica son insostenibles porque fueron desarrollados para atender enfermedades infecciosas. Cuando a estos países llegaron las enfermedades no transmisibles (diabetes, cáncer, hipertensión) que son producto de vivir más y tener estilo de vida malsanos, estos sistemas nunca se ajustaron estructuralmente. Cuando mucho se les fue añadiendo un poco más de presupuesto sin hacer cálculos certeros de cuánto costaba atender esos casos y el de las infecciones no conquistadas. “Nunca hemos tenido el presupuesto ni una estructura de salud para atender esos dos temas. Ahora, si a eso se añade una pandemia como la del COVID que aparecen de la nada, vemos que estos sistemas no cuentan con financiación adecuada”.


Y en ese contexto, Ana Rita ve en la salud digital una oportunidad valiosísima como hace mucho no se observaba. “Es como el agua potable o las vacunas, porque te permite llegar donde no llegabas”, dice. Por ejemplo, con soluciones tecnológicas no es necesario tener un oncólogo en una población remota donde hay un solo paciente con cáncer sino facilitar las consultas virtuales y la telemedicina que le permita al paciente expresar cómo se siente y se le brinden instrucciones. O crear sistemas tecnológicos que ayuden a enviar resultados y permita a los hospitales contar con una historia clínica única de cada paciente.


Aunque el tema digital puede resolver el problema de la inequidad y el de acceso, advierte que si lo hacemos sin políticas públicas puede tener el efecto totalmente opuesto porque de nada sirve tener estas soluciones digitales si el paciente, de 90 años, nunca ha tocado una computadora. Por eso, además de la solución digital hay que contar con sistemas de referidos para que cuando se dé el diagnostico exista una ruta clara y crear mecanismo para asegurar que a ese paciente le llegue el medicamento que necesita.


Otros problemas requieren de soluciones como brindar agua potable para reducir la mortalidad infantil. “A todos los sistemas hay que analizarlos a profundidad para actuar de manera que logren el objetivo. Aspiro a que desde el Movimiento logremos promover soluciones digitales acompañadas con políticas para que sean genuinamente equitativas”.


Otro aspecto que la sedujo a unirse al Movimiento es que comparte la visión de que este trabajo de transformación de los sistemas de salud no es posible lograrlo solos. De hecho, el Movimiento aprovecha la experticia de diferentes sectores para aplicarla en los sistemas de salud. “Si el sistema bancario logró que sus usuarios pudieran tener información de sus cuentas y sus balances financieros tanto en China como en Bolivia, queremos aprender de esos sistemas y de cómo funcionan para aplicarlo a la salud”, explica. Del mismo modo, les interesan las empresas que hacen ingeniería de organizaciones porque se especializan en sistemas más eficientes y eso puede ser crucial para la transformación de los sistemas de salud. “El Movimiento busca Strange bed partners, (una especie de socios nunca imaginados) que tienen gran experiencia en temas que pueden aportar al área de salud.


Con la ayuda de muchos aliados y socios ella cree que será posible ver en 2030 sistemas de salud donde genuinamente se practique el derecho a un servicio equitativo, en el que los diferentes actores sociales puedan participar y se reconozca que ese derecho es de todos, tanto de aquel individuo que requiere tratamiento para diabetes como aquellos niños que necesitan agua potable. Y concluye: “Ese sistema, además, debe reconocer el valor de la innovación y absorberla en sus procesos para que la gente viva con más salud y calidad de vida”.


25 visualizaciones0 comentarios

Commenti


bottom of page